Poesía: “Debo decir”, “La novedad”, por Adrián Quinteros

sintitulo.jpg

Imagen: Olivia Busse

 

Debo decir 

 

El viento mueve las cortinas.

Una legión de mariposas negras,

copulan ciegas con la luz.

 

Es duro el aprendizaje de observar como la mente inventa

a su antojo y deriva.

 

II

Dar en el blanco no es embriagar al mundo de sí

dar en el blanco es quizá, evaporarse

ausentarse ante la insistencia del músculo que mana impasible

dar en el blanco

dejarse henchir

dejarse henchir

por el suave aliento del hogar común.

 

III

Quizá, el camino difícil

el más pesado de los pesos

sea simplemente esto que es,

tan solo un rasgo del gesto

cuando entregamos la flor que no arrancamos.

 

 

La novedad

 

Ahí donde no hay trance,

el candor y la cuerda divina del pájaro

se detienen.

La perversión crece

en un cuerpo que ya no celebra,

solo hace lobby.

 

Ahí donde no hay trance,

somos tristes cajeros, abrumados por la inercia,

o sensuales demonios de una revolución infecunda.

 

Allí donde la mirada no se transporta a las arenas de la nada

solo queda el nervio absoluto de la depredación,

ninguna  luz puede surgir ante esa laberíntica arrogancia.

 

Allí donde estaqueamos la forma conquistada

la bandera nos amordaza

arrojándonos al vicio

nos deja de rodillas a la industria pesticida.

Con la cara de póker

aturdidos en la muda canción de la estrategia.

 

 

Solo después de la sed, el hambre, la intemperie

el hombre, sí, el hombre,

eso que evadimos anestesiados

se hace justo en su forma arcana,

abandona la competición.

 

Solo después de verse arrasado por la intempestiva ecuación de lo inefable

se rompe, estalla, se abre al camino

comprende que hay una tierra prístina que cultivar,

dentro de cada repliegue

detrás de cada máscara.

 

 

Adrián Quinteros (1984, Pcia de Buenos Aires). De padres y abuelos entrerrianos, todos los veranos de mi infancia los pasó en Diamante, sobre la costa del Paraná. Forma parte de una generación que nació en el advenimiento de la democracia y transitó la primer parte de su adolescencia a fines de la década del ’90. Creció en una atmósfera de gran descontento y apatía pero también bajo el influjo de la curiosidad y el entusiasmo creativo, que poco a poco fue ejerciendo en una trayectoria liminar entre el rock, la poesía, el teatro, estudios de psicología social y antropologías del cuerpo, complementadas a otras incursiones en el cine y acciones artivistas.

Actualmente sigue profundizando en este cruce de lenguajes que nacen de una relación directa entre experiencia y escritura.

Adrián Quinteros web

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s